“Los nuevos padres nos hemos rebelado contra los límites del machismo”

(entrevista publicada en el diario Levante el miércoles 17 de marzo de 2010)

Vicent Borrull / Castelló

Los padres ya no son lo que eran. Este viernes seguirán celebrando su particular día en el año coincidiendo con la onomástica de San José, pero en los últimos años son muchos los cambios que se han producido en el papel que ejerce el hombre dentro de las familias contemporáneas y muchos de los clichés que se asociaban a la figura del padre se han quemado como ninots del pasado. Una de las transformaciones más significativas es la del mayor protagonismo que reivindican los hombres en el cuidado y crianza de sus hijos, sobre todo en las edades más tempranas. Los tiempos en que el cuidado de los bebés correspondía en exclusiva a las madres han pasado a la historia. Los varones mantienen un papel cada vez más activo, pero en muchas ocasiones no saben muy bien cómo actuar, en especial cuando se trata de su primer hijo. Para hacer frente a esta situación, que vivió en primera persona, el periodista valenciano Francisco Fernández Beltrán, ex redactor de Levante-emv y actualmente director de Comunicación de la Universitat Jaume I, acaba de publicar la tercera edición actualizada de Padre novato. Manual de supervivencia (Ediciones Ciencias Sociales), un clásico de la puericultura masculina.

Pregunta: Padre novato resulta un título un poco provocador. ¿Es que los hombres no estamos preparados para ser padres?

Respuesta: Bueno, más bien sincero. La verdad es que cuando los hombres nos lanzamos a cambiar pañales, a preparar biberones o atender las necesidades de nuestros hijos lo cierto es que lo hacemos muchas veces guiados más por la intuición o el voluntarismo, que por una certeza clara de que sabemos lo que estamos haciendo. Hay que pensar que nadie nos ha educado para el trabajo más importante de nuestras vidas. Realmente uno se convierte en padre un buen día y entonces descubre que ese puesto se lo pueden dar a cualquiera, incluso a uno mismo. Es una situación un poco angustiosa, ya que muy bien no sabes lo que tienes que hacer.

P: Imagino que esa misma situación la vivirá la mujer cuando es madre por primera vez.

R: Las mujeres vienen encargándose de sus bebés durante toda la historia de la Humanidad, de generación en generación. Hay entre ellas una corriente de conocimiento acumulado que nosotros no tenemos. Los padres de ahora no disponemos de un referente en nuestros propios padres, ya que el papel del hombre ha cambiado totalmente en las generaciones actuales. Los nuevos padres quieren tener un papel más activo, queremos ser también protagonistas. De alguna manera, nos hemos rebelado contra los límites que nos imponía el machismo, que marcaba unos espacios reservados para las mujeres. El hombre, quizás sin saberlo, era víctima de su propio machismo, ya que esa visión compartimentada de la vida le permitía escaquearse de determinadas tareas en el cuidado de los bebés, pero en realidad se estaba perdiendo un montón de momentos de la vida de su hijo y con ello un montón de sensaciones y sentimientos de ternura y felicidad.

P: ¿Se puede plantear una paternidad al mismo nivel que la maternidad?

R: Hay una serie de circunstancias fisiológicas, de la propia naturaleza de la mujer y del hombre, que son insalvables y que, evidentemente, han de marcar una diferencia, como es el caso de la lactancia. Los hombres no podemos dar el pecho, pero podemos hacer todo lo demás. E incluso durante la lactancia materna podemos apoyar a nuestra compañera y mantener un papel mucho más activo del que tenían los padres antes. Lo importante no es buscar la igualdad en el ámbito de las dos figuras familiares, la del padre y la de la madre, porque eso no es posible, ni creo que fuera saludable. Más bien lo importante es que antes parecía que había actividades que estaban limitadas exclusivamente a las madres, había áreas en las que el hombre no podía o no quería entrar. Y ahora ese muro que separaba a madres y a padres ha caído como cayó el Muro de Berlín, porque lo hemos derribado entre todos, entre las madres, que nos han dejado ocupar ese nuevo espacio, y los hombres, que hemos hecho un ejercicio de ser más activos, de implicarnos más en la crianza y cuidado de nuestros bebés. Y además lo hemos hecho de manera voluntaria, porque eso nos llena de satisfacciones.

P: ¿Es entonces el padre actual más feliz que el de antaño?

R: No sé si más feliz, pero sí más consciente de todo lo que implica el cuidado de los hijos. Eso hace que en ocasiones se tengan que asumir más obligaciones o más sacrificios, pero se hacen de manera voluntaria, porque se sabe que ello te reporta también otras cosas, sobre todo un acceso a una esfera de intimidad entre el bebé y la madre a la que antes el hombre no podía ni aspirar. Muchas veces porque él mismo se había limitado ese acceso a sí mismo, diciendo que no era de hombres limpiar las cacas de un bebé o que darle de comer era trabajo de la madre.

P. Y de estas nuevas tareas que el hombre asume como padre, ¿cuáles son las más complejas?

R. No es que ninguna de ellas en concreto sea muy complicada. El problema es que nadie nos ha enseñado nada y, a veces, necesitamos simplemente un poco de información, algún consejo o incluso algún truco sobre cómo preparar el baño o qué alimentos hay que incorporar a la dieta del bebe en cada momento, por ejemplo. El desconocimiento provoca cierta angustia y eso es lo que he intentado evitar con este libro, simplemente informar, avanzar lo que le espera a un padre novato y cómo puede afrontarlo de la mejor manera.

P. ¿Y cómo lo ha de afrontar? ¿Cuáles son los mejores consejos para un padre de nueva generación, de esos que se quieren implicar en el cuidado de sus bebés?

R. No creo que haya una fórmula mágica. Cada uno tiene que descubrir al padre que lleva dentro por sí mismo y ver cómo va estableciendo cada día una relación con su hijo que cambia y se transforma en cada momento. La paternidad es una aventura personal en la que caben múltiples soluciones. Y dependerá de cada uno determinar cuál de ellas es la más adecuada. De hecho, en el libro se dejan un par de hojas libres en cada capítulo para que cada lector, cada padre, cuente su propia experiencia, su particular solución a cada problema. Lo único que no falla nunca es el amor y el humor, pero a partir de ahí todo es válido. El amor es fundamental. Si un padre pone todo su cariño en algo, siempre saldrá adelante. Eso seguro. Pero el humor también es básico, sobre todo como mecanismo para mitigar esa angustia ante lo desconocido. Por eso el libro tiene también mucho de humor, de ironía, como válvula para liberarse de la tensión que implica todo cambio, y el convertirse en padre es, sin duda, uno de los más importantes que podemos llegar a vivir. El principal consejo es disfrutar de cada momento, aunque en ocasiones pueda parecernos muy duro o difícil, sobre todo cuando te rompen el sueño, pero todo tiene su contrapartida, como la satisfacción de poder calmar a tu bebé cuando se despierta a mitad de la noche. Todo son experiencias enriquecedoras.

P. El libro se presenta como el primer manual para padres primerizos escrito por un autor español. ¿Qué diferencias hay en cómo se ejerce la paternidad en otros países?

R. El protagonismo creciente de los padres en el cuidado de sus bebés es una tendencia que se viene produciendo en todos los países de nuestro entorno, ligada sin duda a los nuevos modelos de masculinidad que reivindican un hombre más sensible y comprometido. Quizás aquí lo que se ha producido es que la ruptura ha sido mayor, más evidente, por el peso ancestral y contundente del machismo en nuestra sociedad, con una división familiar mucho más clara y excluyente que en otros países. Luego hay otras diferencias evidentes ligadas a aspectos legales, como la duración de los permisos laborales por paternidad, o culturales, entre otras de las cuestiones tratadas en el libro.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. 19/03/2010 en 01:26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: